La compañía ofrecerá dos propuestas, una apalancada en donde Movistar tiene desplegada fibra óptica, y otra soportada en la red 4G. Buscan la diferencia.

Telefónica se prepara para lanzar su servicio de televisión paga. Por estos días se definirá la fecha exacta: finales de octubre o principios de noviembre. Lo que sí está decidido es que la avanzada sobre este rubro se producirá a través de dos propuestas: Movistar TV, anclada básicamente en los despliegues de fibra óptica; y Movistar Play, que se apoyará en las redes 4G.

Movistar TV, que se parecerá más a lo que se conoce como televisión lineal, estará disponible en un principio en el sur y el oeste del conurbano bonaerense, que es donde la compañía está construyendo su red de fibra óptica. Y de cara a 2019 lo hará en las capitales provinciales, como la ciudad de Mendoza.

La operadora decidió extender sus redes de fibra óptica en aquellos lugares donde la presencia de Telecom, con Cablevisión incluida, es más acotada. La zona sur es el área natural de esta compañía cuando Entel se privatizó allá por 1991 y sobre la que ahora jugará sus fichas más fuertes.

En otras palabras, la competencia en estas áreas no será tanto con el principal operador de telecomunicaciones del país sino, básicamente, con Telecentro, considerada la vedette del triple play, especialmente en la provincia de Buenos Aires.

Movistar Play, en tanto, se parecerá más un servicio de streaming de video a demanda (OTT, en la jerga tecno) y se ofrecerá básicamente en aquellas zonas donde funcione bien la red 4G de Movistar.

Asociado a un router WiFi que pueda tomar esa señal, el diferencial de esta propuesta se basará en contenidos exclusivos, como los que produce Movistar+ en España y Perú. E incorporarán un nuevo lanzamiento por mes, a fin de mantener una propuesta renovada.

Otro aspecto sobre el que trabajan desde la filial de la española es en la personalización de esos contenidos, es decir, que cada cliente tenga los canales que quiera ver y no una cantidad de señales enorme sobre los que no tenga real interés.

En estos momentos se definen todos esos detalles, que se conocerían de manera concreta dentro de unos 10 días.

En el mientras tanto, la compañía comenzó a subir el tono de su comunicación orientada a los clientes prepagos para alentarlos a contratar servicios empaquetados. El 90% de los clientes de telefonía móvil del país utilizan el sistema prepago, según los datos abiertos de Enacom a junio de este año, y es ahí donde se juega gran parte del consumo mensual de servicios. Se trata de más de 54 millones de clientes activos, de acuerdo a lo que se ve en el portal de datos abiertos del regulador.

La propuesta ofrece combinar SMS, minutos de voz, internet, GB y larga distancia, donde se incluye Whatsapp gratis (es decir, no consume el abono de datos) en todas las opciones a elegir. Es un paso previo al lanzamiento de los servicios de televisión paga bajo sus dos modalidades. Y una manera de “entrenar” a los abonados en las nuevas posibilidades de servicios.

Aquellos que contraten determinada cantidad de GB en sus planes móviles podrán acceder a las propuestas que, a finales de octubre o principios de noviembre, permitirán consumir contenidos. Y allí donde no haya fibra óptica la opción será subirse por medio de la red 4G.

Fuente: www.iprofesional.com

Compartir:Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+