El lanzamiento será desde EEUU este domingo o el jueves 11. SAOCOM 1A fue desarrollado por la Conae y el Invap y permitirá brindar alertas por inundaciones, dar soporte al campo y hasta detectar pesca ilegal.

La cuenta regresiva entró en su fase final y este domingo, o el jueves 11 a más tardar, el SAOCOM 1-A (Satélite Argentino de Observación Con Microondas), el más complejo construido en la Argentina, será lanzado desde una base militar en California, Estados Unidos.

Será un nuevo hito de la Argentina, uno de los pocos y exclusivos países que integran el “club” de naciones capaces de construir satélites y que ya demostró con los aparatos SAC-B (misión fallida), SAC A, SAC-C, SAC-D/Aquarius y los Arsat 1 y 2, que los satélites “made in Argentina” funcionan, son confiables y cumplen sus objetivos con creces (el SAC-C tenía una vida útil de 5 años y cumplió 13 años operando en el espacio).

El proyecto Saocom, desarrollado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) comenzó su planificación en 1998, pero no fue hasta 2013 que empezó realmente su construcción. Luego de 20 años de arduo trabajo, con la participación de diversos organismos nacionales, empresas privadas y más de 800 personas involucradas, se transformará esta semana en un sueño hecho realidad cuando finalmente sea puesto en órbita por el cohete lanzador Falcon 9, de la empresa SpaceX.

El proyecto espacial, enmarcado en el Plan Espacial Nacional, conformará una constelación de satélites (2 argentinos y 4 italianos) que servirá para monitorear, prevenir, mitigar y evaluar catástrofes naturales o antrópicas, que serán vitales para su aplicación en agricultura, como la humedad del suelo; índices de vegetación y control de plagas; aplicaciones hidrológicas, costeras y oceánicas, entre otros muchos usos.

El método de monitoreo satelital SIASGE integrará dos tipos de radares: los argentinos, de banda L de microondas -que logran poco detalle pero mucha penetración- y los italianos, de banda X, que obtienen alto detalle pero imágenes superficiales.

De esta manera, las dos constelaciones de satélites integradas, formadas por dos SAOCOM argentinos y cuatro Cosmo Sky-Med italianos, complementarán datos de la vegetación y la superficie de suelos o hielo, con otros que permitirán hacer mapas de terrenos húmedos.

El Saocom 1A es un satélite de órbita baja con fines científicos y llevará un radar de apertura sintética. Aportará imágenes en blanco y negro, con una resolución espacial de entre 10 y 100 metros, con diferentes ángulos de observación.

El satélite proyecta sacar más de 225 fotos por día, para ser almacenadas en diversas bases terrestres. “La gran diferencia con las cámaras es que no necesita de la luz, la imagen podrá atravesar una tormenta e, incluso, penetrar el terreno en centímetros o metros, dependiendo de las características. Los objetivos principales son la medición de humedad desde el espacio y ayudar en emergencias”, explicó Nicolás Renolfi, jefe del proyecto Saocom en Invap, la constructora del satélite.

Fuente: www.infobae.com

Compartir:Share on FacebookShare on LinkedInTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+